Páginas vistas en total

martes, 18 de enero de 2011

sale el sol.


He necesitado alejarme, pensar unos días para recuperarme del shock.
Ojalá no le hubiese cazado; ojalá no hubiese mentido.
Ahora todo estaría jodidamente bien, y yo me habría ahorrado todos los terremotos y los disgustos que el innombrable me ha traído por Navidad.
No puedo odiarle, y le pido a la Luna que sea feliz, que sea feliz, que sea feliz...
y a él le doy las gracias por arañarme el corazón, por cambiarme por otra mejor,
por hacer siempre lo que quiere, por ser como es, por caminar siempre al revés.
Sí, A. gracias por hacerme ver que :
Un día después de la tormenta, cuando menos piensas, sale el sol.









No hay comentarios:

Publicar un comentario